22.6.04

 

Historias de la Historia (II)

Narraba en mi último despropósito bitacorero las industrias y andanzas de las izquierdas universitarias en los primeros años que pasé en la Universidad Complutense. En otra entrada contaré como viví las masivas manifestaciones contra la LOU y la Guerra de Irak y la opinión que me merecieron, pero hoy voy a comentar ciertos datos que me parecen muy curiosos sobre la enseñanza de la Historia en mi universidad.

En general la enseñanza de la Historia tiene algunas lagunas importantes, y es evidente que siempre las tendrá, porque no hay sistema perfecto. Pero hay un tema en el que la laguna se convierte en el Mar Caspio, y es, como no podía ser de otra manera, la Guerra Civil Española de 1936-39. Llevo cinco años de carrera y he tratado este apasionante tema en más de una asignatura. La bibliografía es abundante siempre, pero es sectaria como ella sola. En toda la carrera jamás nos han citado un libro de Ricardo de la Cierva, sólo uno de Ramón Salas Larrazábal (el mejor y más importante especialista en demografía de la Guerra Civil) y, por supuesto, Pío Moa no existe. Es más, en el catálogo de la Universidad Complutense no aparece ni una sola entrada de la trilogía (I, II y III) que Moa ha dedicado a la Guerra Civil, y sólo aparecen Los Mitos de la Guerra Civil, que, por más que Tusellone, Santos Juliá, Gibson y otros popes de la historiografía progre intenten silenciar y descalificar, mantiene su ritmo imparable de ventas.

Y es que, como ha confesado Javier Tusell, la historiografía ha legado a un "consenso" sobre lo que pasó en aquellos cruciales años, y ese consenso dice que los "malos" fueron los nacionales y los "buenos" los rojos (o republicanos, a pesar de que la legalidad republicana se la saltaron primero los que luego dijeron defenderla). Que la II República llegó de forma legítima al ganar unas elecciones los republicanos (las perdieron, por si alguien no lo sabe). Que unos se levantaron contra un régimen legítimo y los otros defendieron la democracia. Con la ayuda, eso sí, de un demócrata intachable como Stalin. Que los unos eran unos asesinos y que los otros, que mataron tanto o más, tenían derecho a asesinar inocentes por su "justa indignación". Que todos los intelectuales estuvieron del lado de la República (algo que dice muy poco en favor del bando rojo, en realidad). Y que lo del 34 en Asturias es una minucia sin importancia, y además, perfectamente justificable. Eso es lo que nos enseñan en la facultad la mayoría de nuestros profesores. Hay excepciones, pero así está el patio. Y los alumnos, acostumbrados a escuchar la canción triste de la niña bonita asaltada por los generalotes fascistas, la excepción les parece insoportable. "El facha", llaman al único profesor que ha sido capaz de enseñar que en Historia rara vez hay buenos y malos, y que, desde luego, el sectarismo no es bueno para el estudio y la enseñanza de la Historia. Pero estamos como con Franco, caballeros. Buenos y malos, sólo que al revés.

Y si esto es así en Madrid... ¿cómo será la cosa en Cataluña, donde en el bachillerato enseñan "Història dels Països Catalans", esa mentira histórica? ¿O en el País Vasco, donde en selectividad pueden preguntarle a uno por "Los ríos de Euskal Herría"?

Comments:
Diego, como historiador in péctore que eres, te animo a que sigas en esa línea. Yo, por mi parte, precisamente desvelo hoy en mi bitácora Batiburrilo una prueba de la tergiversación de la historia de España que se practica en las universidades catalanas.
Policronio.
 
SENECA.
DIEGO, me interesa mucho obtener información sobre los libros vendidos por pío moa y césar vidal, ¿es cierto que han sido un éxito? ¿Me podrías indicar cifras concretas, es que me urge esa información?
Gracias por adelantado.
 
¿La historia es un consenso? ¿y las matemáticas? ¿y la física?... ¡¡vaya tropa!! que dijo Romanones ¿porque no consensuamos que fue Viriato?
 
Bienvenido Diego. Acabo de conocer tu bitácora.
Ya somos varios pegándole a Tussel donde más le duele: en su consenso.
 
Anécdota verídica ocurrida en universidad española:

Se encuentran dos profesores a la vuelta de vacaciones, uno de ellos catedrético de historia contemporánea y el otro... me callaré. Le dice el no historiador contemporáneo:

- Este verano he leído "Los mitos de la guerra civil" y me parece bien consistente.

-Ese libro es una bazofia - responde el catedrático de contemporánea.
- Entonces lo has leído- replica el no contamporaneista
- No. Yo no tengo tiempo para leer basura.
 
Séneca, la última noticia que tuve sobre la venta de los Mitos de Pío Moa era que llevaba 150.000 ejemplares. Para un libro de Historia es todo un récord. Del resto no tengo datos.
 
Muchas gracias, Diego, te lo agradezco.
 
interesante disertación sin duda, buscaré este libro para leerlo. Solo una cosa, yo soy catalan, y si bien no he estudiado historia en la universidad, si que lo hice hasta C.O.U., y si bien es cierto esta tendencia "rojera" que aquí exponeis, no creo que lo sea mas que en otros sitios... y yo no estudié nada de historia de los països Catalans... aunque si es cierto que a veces, cuando se toca algo de la Corona de Aragón,a algunos autores, les patina un pelin la vena nacionalista... supongo que en el fondo la explicación de la historia es siempre algo tendenciosa, no?
 
Lo cierto es que en Valencia la Historia que di hasta COU pienso que era como en el resto de España (exceptuando tal vez Cataluña y el País Vasco).
En el caso de la Universitat Politècnica, el problema que tenemos nosotros es que poco a poco se va catalanizando, como ya ocurrió con la Universitat de València.
Los profesores que se oponen a este cambio, pues los ponen en el culo del departamento (con perdón). Hice en su día una asignatura optativa, en la que el profesor hablaba en valenciano y había hecho su libro en valenciano (no en valenciano normalizado=catalán), y el pobre hombre sólo lo tenían para dar esa asignatura y poco más.
Como ejemplo de lo que está ocurriendo, en la última remodelación de la Biblioteca, no se les ocurrió otra cosa que en las escaleras principales, la pared del fondo pintaron la bandera catalana, mural que debido a las protestas de muchos de nosotros, ahora lo tienen tapado con una cortina.

Resumiendo, que en todas las Universidades cuecen habas, y lamentablemente son "habas rojas" ;)

Alberto
 
Publicar un comentario

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?