18.6.04

 

Historias de la (facultad de) Historia (I)

El autor de esta bitácora, al que, como es sabido, le encanta hablar de si mismo en tercera persona (si bien aún no utiliza el nos mayestático, como Abraham Olano, pero todo se andará), se encuentra aún en sus dorados años universitarios. Para ser concretos, estudia Historia en la Universidad Complutense de Madrid.

A la facultad de Historia de la UCM se la conoce en ambientes liberales (joder, si que queda mal esa expresión) como "el soviet de Historia", para diferenciarla del "Soviet Supremo", que es la facultad de Ciencias Políticas. ¿Por qué tan curiosa denominación? Dense un paseo y lo comprenderán. Nadie que no haya vivido en la universidad episodios como la guerra de Irak o las manifestaciones contra la LOU puede imaginar como es posible que la URSS perviva en occidente. Pero lo hace. De hecho, de no ser porque los cartelotes que permanentemente empapelan la facultad están escritos en alfabeto latino y no en el cirílico, mi facultad (perdón, la facultad del autor de esta bitácora) podría parecer el mismísimo Moscú en el segundo plan quinquenal.

De la única cosa que me arrepiento (a la mierda la tercera persona) en esta vida , además de aquella noche con una bailarina llamada Karol Pussy en Las Vegas, es de no haber coleccionado durante estos años los panfletos, carteles, octavillas, trípticos, manifiestos, dibujos, viñetas, soflamas y demás con los que las izquierdas universitarias han convertido las paredes en farallones de papel, cola, celofán y grapas, estratificadas en capas ideogeológicas según el argumento de moda de cada momento.

Recuerdo con cierto cariño no exento de nostalgia la primera "movilización" que presencié en la facultad. Fue en primero de carrera; el Ministerio de Sanidad, tras inspeccionar la cafetería y encontrar dos nidos de ratas en la cocina, ordenó el inmediato cierre del local y su reforma. La decana cumplió la orden y en noviembre nos quedamos sin cafetería. A cambio, habilitaron un aula como improvisado bar y un par de barras distribuídas por la facultad. Pero a la, por entonces, recién formada Asamblea de Maleantes, perdón, de Estudiantes, no le pareció nada, pero que nada bien el asunto. Y convocaron no una, sino dos huelgas para protestar. ¿Protestaban porque hubiera nidos de ratas en la facultad? No, protestaban, agárrense los machos, porque "nos quitan espacios para el encuentro y no nos dan opciones alternativas". Shit yourself, little parrot, que diría un fromlostiano. No encontraron la manera de encajar la palabra "diálogo" en la protesta, de ser así, les habrían contratado para el Fórrum.

Después vinieron las manifestaciones contra el informe Bricall. Fueron un éxito. A la primera, convocada cuando aún no se había publicado el informe, asistieron cosa de ciento treinta personas. Así a ojo, porque como corrían delante de la policía era difícl contarlos. Ya que habían montado un pollo conrta algo que no habían leído, lógicamente convocaron otra huelga con manifestación incluída cuando fue publicado y pudieron leerlo. Un nuevo éxito (no recuerdo la cifra exacta pero rondó las doscientas personas) que acabó con el saqueo de El Corte Inglés de Sol (su versión: se metieron ahí para huir del acoso policial) y unos cuantos puntos de sutura en los cráneos asamblearios. Antes, habían interrumpido alguna clase para anunciar con un megáfono (en un aula dé ocho metros por doce, ejem) la convocatoria de huelga, y se habían dedicado a gritarles "esquiroles" (¿?) a los que asistían a clase. Un ejemplo de progresismo y tolerancia. Habría más. Pero ya lo contaré otro día, que ahora debería irme a la biblioteca a estudiar un rato...

Comments:
pq esté en inglés esto??? bueno, yo queria unirme a la denuncia del estado comunista en la facultad, ya q fi victima de ello hace pocos dias: tenia q exponer un tema en clase q me costó un huevo preparar, desgraciada& tuve q compartir exposicion con un asambleario, q se trajo a sus camaradas, y nos expuso su teoría sb cm hacer Historia,TOMA!, su punto fuerte era la existencia del rebelde social, o historiador, creo la polemica y a mi nadie me preguntó sb mi exposición!!!!!!! cabrón!! :........( animadanónima
 
otra vez yo, perdón por las letras y acentos q me he comido...los nervios de la 1º vez jjj, un saludo! animadanónima
 
Eh, eh, eh, ¿qué es eso de meterse con el mítico nos mayestático de Olano? Creemos que no está nada bien eso de hacer referencias sin venir a cuento a uno de los ciclistas que más nos gustan. :P
 
Tú mismo dices que los movimientos izquierdistas universitarios se componen de múltiples asociaciones, muchas personas, que trabajan por unos ideales, que no te gustarán, pero son tan legítimos como los tuyos. Yo ya terminé mis años universitarios, que transcurrieron en Somosaguas, cerquita de la Facultad de Políticas, a la que llamas soviet supremo con arrogante y poco graciosa ironía. He participado en múltiples actos, por cierto que alguna vez incluso hemos sido criticados en el ABC, hemos recibido amenazas y también ataques directos (siempre en proporción de varios contra uno) por grupúsculos de niñatos neonazis, no sé si neoliberales o no. Y por cierto, siempre que ha habido algún acto de protesta o huelga, los convocantes han informado, nunca obligado ni insultado a nadie. Yo desde luego, nunca he secundado una convocatoria si no he estado de acuerdo, y nunca ningún soviético universitario me ha insultado ni faltado por ello. En todas partes cuecen habas, desde luego, aunque algunos sigáis empeñados en identificar los ideales comunistas con el Mal, sin excepciones.

En fin, siguiendo esa pequeña tendencia a la demagogia que tantas veces se ven por aquí, pones como ejemplo de los movimientos izquierdistas sendas convocatorias secundadas por, según tú, 130 y 200 personas, o un caso concreto en que un grupo (¿cuántos colectivos hay en tu facultad?) convocó una huelga. Si te valen ejemplos puntuales para tratar de describir movimientos mucho más amplios y profundos... supongo que no te interesa, y prefieres agarrar un par de pinceladas con las que descalificar, no vaya a ser que si te enteras de más cosas, descubras que no todo es tan "soviético"...

Un saludo, Ernesto de la Serna
 
Ernesto, te contestaré en otra entrada de la bitácora. Sólamente decir dos cosas.

1.- No discuto si es legítimo que los asamblearios, sindicalistas estudiantiles y demás izquierdistas universitarios piensen lo que piensan. Lo que discuto es la validez de sus ideas, eso sí, satirizándolos.

2.- Si alguna vez te han agredido nazis, puedes estar seguro de que no eran liberales. Por la sencilla razón de que la única ideología más antiliberal que el comunismo, es el nazismo. Es sabido que Hitler dijo, refiriéndose a los dirigentes soviéticos, que "su problema es que no habían leído a Marx".
 
Dos cosas, Ernesto.

Yo no discuto si las ideas, o los ideales, de las izquierdas universitarias, son legítimos o no. Eso se da por supuesto, aunque hay ideas que no son legítimas. Yo discuto, y satirizo, con ironía graciosa o no (a gusto del consumidor) las ideas de bombero con las que nos han hecho padecer. Llevo, como sabes, cinco años de carrera en la Complu y creo haber visto de todo.

En cada facultad hay organizaciones más o menos representativas, las asambleas, las asociaciones políticas, los sindicatos estudiantiles... cada uno suele ir a su bola, pero es rara la ocasión en la que no son unánimes a la hora de tratar ciertos temas. Sindicato de Estudiantes (el brazo en las aulas del PCE), asambleas (tirando a anarquistas) y la Asociación de estudiantes de Izquierdas (con ramas en todas las facultades) son las que más se mueven y las que, en general, arrastran más personal a sus manis y protestas.

Como diría aquel replicante, "he visto cosas que vosotros no creeríais". He visto panfletos a favor de Batasuna, carteles que ponían al PP en un punto de mira, otros que equiparaban los accidentes laborales con el terrorismo etarra, he visto a decenas de izquierdistas irrumpir en una charla del SEU y apalear a cuanto facha se movía en el aula (esto salió en los periódicos) y a los representantes de la izquierda universitaria celebrar la suspensión de la "diatriba antisemita" a batazos. He visto manifestaciones en las que se insultaba desde el minuto uno a la policía, se quemaban banderas de España y se daban vivas a ETA. ¿Que no son siempre los mismos y que los más radicales dan asco sean del signo que sean? Claro. Pero es que los menos radicales se pasan todo el puto día protestando contra el PP (ya no, claro) y jamás claman ni con la décima parte de fuerza contra las agresiones que la propia izquierda comete, que no han sido pocas. En mi facultad jamás se ha colgado un cartel contra ETA, y han sido más de treinta los asesinados por la banda terrorista desde que entré. Bueno, una vez aparecieron carteles contra Otegui y Arzallus, pero esos los puse yo, así que no los cuento. Sin embargo, cada semana, cada día, cada año, aparecían infinitos carteles contra el PP, contra EEUU, se colgaban enormes cartelones contra las democracias y cero, cero, cero, contra las dictaduras china, coreana o iraní, por poner algún ejemplo. Así que, francamente, las izquierdas universitarias, además de inconsistentes en sus planteamientos, me parecen de un sectario que asusta. Pásate por mi facul y comprueba cuántos carteles hay reivindicando la figura del Che, ese siniestro guerrillero (no me odies por escribir esto, es lo que pienso), cuantos reivindicando a la Pasionaria o a los maquis, cuantos ensalzando el golpe de Estado de 1934 como una "experiencia revolucionaria", cuando acabó con más de dos mil asesinados por las izquierdas golpistas. Y busca uno sólo, que a ser posible no lo haya puesto yo, homenajeando a las víctimas de la ETA, poniendo a parir a las dictaduras islámicas o comunistas, defendiendo los derechos humanos allí donde de verdad no existen, Cuba, Zimbawe, Arabia Saudí.

En fin. No quiero extenderme más para no aburrirte. Sólo decirte una cosa. Si alguna vez te han agredido nazis, puedes estar seguro de que noe ran liberales. Los nazis son tan antiliberales como los comunistas, si no más. Es conocido lo que dijo itler sobre los dirigentes soviéticos. "Su problema es que no han leído a Marx".
 
Vaya, anoche no me salió lo que había escrito y ahora me sale a la vez lo de ayer y lo de hoy... Vaya toalla
 
Supongo que tus comentarios me tocaron un poco la fibra, porque me siento parte en cierta manera de los movimientos que criticas, y por eso me salió una réplica demasiado "agresiva". La verdad es que sé de tus tendencias ideológicas y es evidente que hay muchos puntos en los que discrepo absolutamente. Pero sé a lo que me atengo si participo aquí, en una autodenominada "bitácora neoliberal", a la que por cierto desde el principio me has abierto amablemente las puertas, aún sabiendo de mis tendencias "izquierdistas", por llamarlas de algún modo.

Yo en mi vidilla universitaria, también en la Complutense por cierto, tuve también mis desengaños con grupos izquierdistas (muchos y variados, la historia de la izquierda se escribió así, lo reconozco), pero también derechistas (Atlántida, por ejemplo, grupo afín al Opus que en su día tuvo bastante peso en mi facultad, o algunos grupos afines al PP cuyo nombre ahora no recuerdo), vamos, de todo. Y no todos eran ejemplo de coherencia en todos los casos, por cierto. Pero tuve ocasión de tomar contacto con realidades distintas de las que te enseñaban en las aulas, y a menudo más interesantes e instructivas, porque me permitieron no solo formarme como futuro licenciado, sino sobre todo como persona crítica y con unos ideales determinados.

Lo de "guerrillero siniestro", de todos modos, te lo guardo. Aunque para muchos sea hoy en día poco más que un icono sin sentido, pero para mí es la prueba de que los ideales revolucionarios merecen la pena, sobre todo cuando quien los defiende no se apoltrona ni acomoda sino que está dispuesto a seguir enfangándose hasta las rodillas, por más que moleste a los poderes fácticos fácilmente reconocibles (y no me refiero a la SER, sino a la CIA).

Un abrazo revolucionario,

Ernesto
 
Publicar un comentario

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?