24.5.05

 

La cabeza del caballo

Según publica hoy Fernando Múgica en EL MUNDO, Lavandera se encontraba con su madre y con su hijo cuando abrió un sobre que alguien había introducido directamente en el buzón de su casa. La carta no tenía ni franqueo ni remitente, sólo una frase escrita a mano y en mayúsculas: "Un recuerdo de tu mujer, para que no la olvides".
[...]
En el interior, las fotos más terribles de la autopsia de Lorena. "Me quedé helado al ver el contenido. No soy una persona que se asuste fácilmente. Pero aquello sobrepasaba cualquier límite. Hasta los terroristas tienen que tener un límite de humanidad. Sólo una mente asquerosa podía haberme enviado aquello",aseguraba. "Allí estaba Lorena, mi mujer, echada en una especie de mesa de acero inoxidable, abierta en canal, como un cerdo en una carnicería. Tenía todas las tripas fuera, puestas a un lado", narraba el asturiano .


Más, en El Mundo

(Si alguien tiene el texto del artículo completo... lo agradecería)

Comments:
Si hay algún médico, mejor si es forense, entre los lectores, yo le agradecería su opinión sobre este asunto: ¿responde a la realidad de una autopsia hecha a una mujer ahogada que se le saquen todas las tripas o que se le levante la tapa de los sesos para examinar el cerebro?

Y a los periodistas presentes en la sala: ¿se sabe si Lavandero ha entregado estas fotos a la policía o a alguien que pueda dar testimonio de su existencia?

En un asunto como este hay que hilar muy fino, y Lavandero tiene la confiabilidad que pueda tener cualquiera.
 
Estoy de acuerdo. La cosa es demasiado fea como para publicarlo a la ligera, pero supongo que Múgica habrá visto esas fotos. y habrá verificado a qué corresponden.

De ahí mi interés en que, si hay alguien suscrito a El Mundo, me facilite el texto.
 
Freelance: si, en eso consiste toda autopsia, sea de alguien que ha muerto ahogado o sea de quien haya muerto por cualquier otra causa. Incluso cuando se hace por cuestiones estrictamente médicas (porque la causa de la muerte no esté clara y se quiera averiguar).

Lo miran absolutamente todo, incluso aquellos órganos que no están aparentemente relacionados con el motivo sospechado de la muerte.

Lo de la cabeza es lo más duro, sí, pero se hace siempre.
 
En cuanto a la pregunta de si las fotos existen aún, después de una ardua investigación (he ido al quiosco de la esquina, fundamentalmente), me temo que la respuesta es no. Según testimonio del propio Lavandera las rompió en el acto y las tiró al contenedor de basura más cercano.
 
Publicar un comentario

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?